Para este ritual, necesitamos:

 

-Un azabache colocado en cadena o cinta roja o una pulcera con ojo turco.

-Una vela blanca

-Una varita de incienso

 

Encendemos la vela y sobre ella pasamos la pulsera con el azabache u ojo turco 3 veces diciendo a viva voz: EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO, AMÉN.

 

Luego nos persignamos con la señal de la santa cruz, y al terminar pronunciamos:

 

Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó, donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado.

 

Santa Ana parió a maría, nuestra señora santa Isabel y san juan bautista, así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (y nombras a la persona) se encuentre.

 

Credo: creo en Dios padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios padre todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, La Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén (repetir por 3 veces).

 

Se despide diciendo: gloria al Padre Y Al Hijo Y Al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén (repetir por 3 veces).

 

Por último hay que volver persignarse.

 

Colocar la pulcera en la muñeca izquierda de la persona.

 

Joomla templates by a4joomla